Comunicado Junta Directiva

Tras conversaciones mantenidas entre miembros de la Junta Directiva de SEMES (Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias) y de la SEC (Sociedad Española de Cardiología) con conocimiento de ambos presidentes Dr. Juan González Armengol y Dr. Andrés Iñiguez Romo, la SEMES se adhiere plenamente al comunicado de prensa enviado por la SEC con fecha 24 de Mayo referido a la reciente resolución de la agencia tributaria sobre la necesidad de que el médico tribute por la formación adquirida promocionada por la industria.

SEMES que engloba a más de 10.000 socios en España, enfatiza claramente las lineas esgrimidas por la SEC en su manifiesto tales “como que la formación continuada y la actualización de conocimientos es una obligación ética, profesional y jurídicamente exigible para los médicos, para garantizar el mejor tratamiento posible para sus enfermos en cada momento. Pero también es responsabilidad del empleador, que, para el sistema nacional de salud, donde trabajan la gran mayoría de los médicos en España, es la administración sanitaria (Gobierno de España-Ministerio de Sanidad, Comunidades Autónomas, Hospitales), el proporcionar los medios necesarios para promover dichas actividades formativas, tal y como recoge la Ley de garantías y uso racional del Medicamento”. Añade además la situación de alegalidad que viven los médicos de Urgencias como consecuencia de la no existencia de la especialidad reglada en España (como ocurre en el resto de los paises desarrollados) y que obliga sobremanera a los urgenciólogos a garantizar su formación por otras vías accesorias, agudizando si cabe aún más esta problemática.

SEMES también insiste en que “la organización de estos cursos y congresos conlleva un gasto económico importante. Los propios profesionales no pueden atender a estos gastos, debido al bajo nivel de salarios existentes en la sanidad pública española, hasta tres veces inferiores en relación con los de otros países desarrollados de nuestro entorno”.

SEMES reitera que la reciente resolución de la Agencia Tributaria pone en peligro la formación de los profesionales y provoca un riesgo para sus pacientes, al deteriorarse la calidad asistencial, estrechamente vinculada al mantenimiento de una formación adecuada de los profesionales.

SEMES señala también que “la decisión por parte de Farmaindustria, unilateral y arbitraria, de atribuir los gastos de formación a los médicos como si fueran ingresos que no reciben en ningún caso, ha sido el detonante de la decisión del Ministerio de Hacienda”.

Finalmente en su adhesión al escrito de la SEC, SEMES solicita igualmente:

  1. Se requiere a la Agencia Tributaria y al Ministerio de Hacienda la rectificación de esta medida injusta y nociva para los profesionales y para los pacientes.

  2. Se solicita al Ministerio de Sanidad que asuma sus responsabilidades en la formación de los profesionales del SNS y que inste a un cambio en la normativa tributaria para que los gastos en formación médica no sean considerados como ingresos en especie ni sujetos a tributación.

  3. Se exige a Farmaindustria que retire su imposición unilateral y lesiva contra el derecho a la intimidad de los médicos, y como se ha expuesto, para la formación médica continuada, eliminando de su código ético el apartado que solicita la publicación individualizada y nominal de aportaciones en gastos de formación.

  4. Se solicita a todas las sociedades científico-médicas de España, a la Organización Médica Colegial (OMC) y a todos los organismos participantes en el Foro de la Profesión Médica, su apoyo en estas medidas, así como la toma de decisiones que las hagan posibles.

  5. Por último, se pide a los pacientes, a sus asociaciones y a toda la sociedad española en general que respalden estas iniciativas de sus médicos, representados en las sociedades científicas, cuyo primer y principal objetivo es garantizar la mejor y más actualizada atención de los enfermos.


Madrid 25 de mayo de 2017.