Los servicios de urgencias hospitalarios son más eficientes si son atendidos por urgenciólogos que por residentes de diferentes especialidades.

Madrid 20 de enero de 2015

El último número de Diciembre de la revista Emergencias (Emergencias 2014;26:443-449) incluye un estudio de Montero y colaboradores que analizó el impacto de una huelga de médicos internos residentes (MIR) sobre la eficiencia del Servicio de Urgencias

 

El trabajo muestra un descenso significativo del número medio diario de solicitudes de análisis y de pruebas de radiología efectuados en dicho periodo de huelga en comparación con los periodos normales con una asistencia mixta de urgenciólogos y residentes. Además hubo una tasa de retorno menor de pacientes a los servicios de urgencias durante el mencionado período. Todo ello, entre otros aspectos, concluyen los autores, tiene unas importantes implicaciones económicas. “Es tremendamente significativo este estudio, como ya han demostrado otros trabajos, sobre lo que supone basar o no la asistencia en estos importantes servicios para la población en personal en formación, y no en personal especializado. En este sentido llama la atención la apuesta del Real Decreto de Troncalidad aprobado por el Ministerio de Sanidad que abunda mucho más en alargar los periodos de formación especializada, lo que significará un aumento sustancial de este personal en estos servicios”, según declaraciones del Dr. González Armengol, Presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). “Habría que añadir, además, las connotaciones jurídicas y sus correspondientes consecuencias en lo que se refiere a la responsabilidad legal de personal que se encuentra en formación en diferentes especialidades y el peso que deben soportar en estos servicios. Este es un dato más, soportado por la evidencia, que justifica la existencia en España de una especialidad de medicina de urgencias y emergencias”, concluye Armengol.