Recomendaciones ante un ataque mediante agentes corrosivos

Los atentados con ácido o sustancias corrosivas se han multiplicado exponencialmente en Reino Unido y, muy especialmente en Londres, donde en 2016 se denunciaron 394 casos de un total de 720 en el país, según la Policía Metropolitana. Italia acumula ya 35 casos. Este azote comienza a expandirse por Alemania, Francia, Rusia, etc. Los últimos heridos en España tuvieron lugar en Madrid, Valencia y Logroño.

El grupo de trabajo de enfermería militar, en colaboración con la secretaría de Divulgación de SEMES ha elaborado una infografía con las recomendaciones de actuación ante un caso de ataque mediante agentes corrosivos. Cuanta más información tengamos de cómo actuar en caso de emergencia, sea esta del tipo que sea, mejor podremos ayudar.

Primeros auxilios ante un ataque con productos corrosivos:

Proteger:

  • Cerciórese que la zona es segura y que el ataque ha finalizado.
  • Evite contacto físico con el herido.
  • Genere un perímetro de seguridad de al menos 25 metros.
  • Indique al herido que se retire la ropa contaminada el mismo y la deposite en el suelo.

Alertar:

  • Alerte al 112 confirmando este tipo de ataque.

Socorrer:

Infografia_ataque_agente_corrosivo.png

  • La descontaminación es prioritaria a cualquier otra maniobra de primeros auxilios.
  • Minimice la exposición del personal rescatador, un solo rescatador es suficiente para iniciar la descontaminación.
  • Si el rescatador dispone de elementos básicos de protección úselos (guantes, prendas de manga larga, gafas, etc.)
  • Vierta agua en abundancia sobre las áreas afectadas, aproximadamente 20 minutos (el agua embotellada es una opción de fortuna, pero mucho mejor chorro de agua abundante como la de una ducha, manguera, etc). La dilución masiva con agua es la mejor descontaminación universal ante pequeñas cantidades de agentes corrosivos.
  • Extreme las precauciones con las salpicaduras.
  • Priorice ojos, mucosa oral, cara, cabeza, cuello y manos sobre otras zonas corporales.
  • Asegúrese de que el agua fluye y no se queda estancada en contacto con el herido por lo que si el herido puede estar de pie es mejor que permanezca así.
  • Continúe descontaminando hasta la llegada de los servicios de Emergencias.
  • Recuerde que la prontitud con la que se inicie la descontaminación será determinante en la gravedad de las lesiones pero que su seguridad es fundamental durante estas maniobras.

Pincha aquí para ver la infografía